viernes, 1 de abril de 2016

Maltrato animal: Buscan justicia para el burro que murió en un Belén Viviente


Fue en diciembre de 2014 cuando Platero, un burro de cuatro meses de edad, murió en Lucena durante un Belén Viviente (ver noticia). En un caso de presunto maltrato animal, un hombre dio varias patadas al animal, que falleció unos días después al no recibir atención veterinaria en el momento de la agresión. Aún hoy, un año y medio después, se busca justicia para el animal y desde la asociación protectora El Refugio del Burrito se ha abierto una recaudación de fondos para abrir la causa judicial.

El Refugio del Burrito presentó una denuncia contra el hombre que presuntamente causó la muerte a Platero y una denuncia contra el Ayuntamiento de Lucena por presunta responsabilidad penal al no atender al burrito durante los días en los que estuvo malherido tumbado en el suelo. El primer caso fue archivado, pero se ha podido reabrir recientemente. De acuerdo con la reforma del Código Penal del 1 de julio de 2015, el maltrato animal es un delito que puede ser penado con 18 meses de cárcel y la inhabilitación para trabajar con animales.




Asimismo, con el fin de evitar este tipo de sucesos, El Refugio del Burrito solicitó al Ayuntamiento de Lucena que prohibiera la presencia de animales en estos eventos. "Nuestra petición fue apoyada por más de 17.000 personas y evitamos que hubiese burros en el Belén viviente de este año", señalan desde el colectivo. Sin embargo, la actividad sí contó con animales de tamaño mediano y pequeño. "Esta práctica pone en peligro a los animales e inculca que la explotación de animales para divertirse está justificada", apuntaron.

Hay una campaña de donaciones abierta para esta causa en Mi Grano de Arena

0 comentarios: