martes, 10 de enero de 2017

3 años y 9 meses de cárcel por matar a más de 1200 perros


Maltrato animal a gran escala que recibe el mayor castigo contemplado por una ley que parece ser insuficiente. Carmen Marín, la propietaria de Parque Animal en Torremolinos (Málaga), ha sido condenada a tres años y nueve meses de cárcel por el exterminio masivo de mascotas con fin económico. La sentencia condena también a Carmen Marín por intrusismo profesional, al administrar el producto mortal sin la titulación necesaria y por falsedad documental, simulaba la firma del veterinario municipal. La sentencia también condena a un empleado como autor de los delitos de maltrato animal e intrusismo por cooperar con los sacrificios y la administración irregular del eutanásico.


Desde principios de 2008 hasta octubre de 2010 la acusada, Carmen Marín, que tenía la concesión del Ayuntamiento para recoger las mascotas abandonadas en Torremolinos, sacrificó masiva e indiscriminadamente perros y gatos para hacer sitio en la residencia para su actividad privada.

Camadas de cachorros, perras embarazadas, animales jóvenes y sanos que ella misma mataba con un producto eutanásico en menor dosis de la necesaria para ahorrar dinero y provocando un enorme sufrimiento y larga agonía en las mascotas que eran conscientes de su muerte. Aprovechaba la ausencia del personal para realizar los sacrificios. Sólo en dos de los tres años investigados los listados oficiales certifican la muerte de más de 1.200 mascotas.

En su fallo el juez considera necesario reformar el Código Penal para incorporar un tipo agravado que castigue con mayor pena a los culpables de este tipo de delito cuando los hechos revistan extrema gravedad como este. El titular del juzgado de lo penal 14 de Málaga impone a la dueña de Parque Animal la mayor pena posible, incluye una multa de cerca de 20.000 euros. Marín cuenta en propiedad con más de 30 pisos y 3 locales comerciales.

0 comentarios: